Aprender a tener una buena comunicación con nuestros hijos es clave para asegurarnos de que tengan un futuro feliz y exitoso.

Hilda Arjona, Karla Lara y Claudia Lizaldi, integrantes de Mamá Natural compartieron algunos consejos, en la 2ª Cumbre Internacional Padres de Ahora, para lograr una buena comunicación con nuestros hijos.

  • Míralo a los ojos cuando hablas con ellos. El contacto visual es muy importante y los hará entender que sí les estás prestando atención.
  • Bájate a su estatura para que sientan que estás presente y que estás ahí para ellos. Esto ayuda para ver las cosas desde su punto de vista y entenderlos. Estar a su altura te permitirá escucharlos con atención y hacerles ver que te interesa lo que les cuentas.
  • Estar en el aquí y en el ahora con tus hijos. Debemos recordar que los niños viven en el presente por lo que como padres debemos estar ahí en cada momento.
  • Revisa cómo te estás comportando con tus hijos y sé consciente de cuál es la forma en la que quieres educarlos. Ten humildad y sé capaz de pedirle perdón a tus hijos si cometiste un error como padre.
  • Elimina el “no” de la conversación y aprende a cambiar el enfoque para que los niños crezcan con un pensamiento positivo.
  • Pon atención a todas las cosas que nos tengan que decir. La clave para que los hijos siempre te cuenten las cosas y todo lo que les sucede es que desde niños hayan sido siempre escuchados.
  • Educa desde la compasión. No olvides conectar con tus hijos y hacer las cosas de corazón a corazón.
  • Muéstrate humano para que los niños entiendan que los padres también se pueden equivocar y que tiene sentimientos igual que ellos. No olvides pedir perdón a tus hijos cuando cometes algún error, cuando te enojas o actúas de una menara inadecuada con ellos.
  • Abraza mucho a tu hijo desde chiquito.
  • Relájate. Recuerda que debes estar relajado, tranquilo y feliz, pues esto es lo que le transmitirás a tus hijos y ellos imitarán tu comportamiento. No te enojes o desesperes por los errores que cometen sino recuerda que todo tiene solución.
  • Debes aprender y entender el ritmo al que va tu hijo y si se va a acelerar el ritmo hablarle y explicarle por qué va a suceder. Un niño con prisas es un niño maltratado.
  • Di la verdad siempre, pues los niños te escuchan todo el tiempo y si te escuchan decir mentiras pensarán que es normal e imitarán esa acción.

Estos simples consejos pueden ser la clave para asegurar que tus hijos tengan una vida plena y feliz.

Anuncios