Los niños con TDAH, por lo general tienen bajo rendimiento académico, pero este panorama puede cambiar con la ayuda de los padres y profesores.

Como ya sabemos, los síntomas más comunes del TDAH son: hiperactividad, déficit de atención e impulsividad, estos trastornos conductuales pueden afectar el desarrollo de ciertas actividades de los niños.

Los niños pueden tener problemas para seguir instrucciones y se les puede complicar recordar lo que se ha aprendido.

Además, pueden estar inquietos la mayor parte del tiempo, y mantenerse en movimiento continuo, lo que les impide seguir el ritmo de sus actividades.

Los retrasos de hasta dos años en el aprendizaje de las habilidades de lectura, escritura, ortografía y cálculo, también son evidente.

Para que esto no suceda, el apoyo de los padres y maestros es muy importante.

Algunas de las estrategias que padres y maestros pueden utilizar son:

  • Crear un ambiente educativo sano para el niño.
  • Mantener al niño alejado de distractores.
  • Supervisar las actividades que realizan los niños.
  • Establecer de manera clara las normas que se deben seguir en clase.
  • Fragmentar las tareas para que a los niños se les haga más fácil completarlas.
  • Ser más flexibles y respetar el tiempo que el alumno necesita para pensar o realizar sus actividades.
  • Permitirles a los niños levantarse de su silla, por ejemplo, ponerlo a repartir materiales o copias a sus compañeros.

Para complementar estas estrategias, una recomendación es Kidzen, un videojuego educativo diseñado para ayudar a los niños a mejorar sus habilidades de atención, concentración y control de impulsos.

Este videojuego puede ser la herramienta perfecta para mejorar el rendimiento académico de los niños pues a través de la tecnología podrán mejorar sus habilidades de manera divertida.

Anuncios