A veces nos cuesta entender por qué nuestros hijos reaccionan de manera negativa ante ciertas situaciones, tal vez si aprendiéramos a escucharlos podríamos llegar a entenderlos.

Mariana Leñero, fundadora y directora del Centro Integra, compartió, en la 2ª Cumbre Internacional Padres de Ahora, algunos consejos para ayudar a nuestros hijos a reaccionar de manera positiva ante lo que les sucede.

Leñero explicó que ciertas reacciones negativas como berrinches o enojos con facilidad, muchas veces sucede porque tienen dificultades para madurar algunas habilidades neurológicas que permiten tener más flexibilidad, tolerancia a la frustración.

Estas habilidades son conocidas como funciones ejecutivas, que permiten resolver problemas, alcanzar metas y mejorar nuestra calidad de vida.

Algunos niños no logran madurar estas funciones y requieren nuestra ayuda como padres para hacerlo.

Para identificar si un niño no tiene bien desarrolladas sus funciones ejecutivas podemos observar los siguientes comportamientos:

  • Tienen poca tolerancia a la frustración.
  • Son sensibles.
  • Tiene un corto lenguaje para expresarse.
  • No tienen mucha capacidad para planear u organizar.
  • Se les dificultan las actividades que requieren multitasking o el seguimiento de un proceso.

Para ayudar a nuestros hijos a mejorar estas habilidades, es importante primero identificar nuestro comportamiento como padres.

A veces nos olvidamos que nuestras acciones y nuestro modo de reaccionar ante ciertos acontecimientos repercuten directa o indirectamente en nuestros hijos.

Por ejemplo, si como padres no somos flexibles, es probable que los hijos imiten ese comportamiento y tengan poca tolerancia a la frustración.

Para cambiar esto debemos cambiar nuestras conductas, ser más flexibles y actuar de una manera positiva.

Otro ejemplo es si nosotros no tenemos un amplio repertorio de lenguaje, es probable que nuestros hijos tampoco.

Si nos preguntan “¿Cómo te fue hoy?” y solo contestamos “bien”, los niños pensarán que no existen otras palabras para expresarse.

Es importante enseñar a los niños a expresar sus emociones e identificar por qué las están sintiendo, por ejemplo, si dicen que están enojados, deben utilizar más lenguaje para expresar su enojo, tal vez sea sueño, hambre o tristeza.

Además de estar pendiente de nuestro comportamiento como padres, hay ciertas maneras para ayudar a los hijos a desarrollar sus habilidades.

En el caso de la memoria de trabajo, lo mejor es asignarles tareas o juegos que requieran un proceso.

No te olvides de escuchar a tus hijos siempre y ayudarlos a tener un comportamiento positivo, recuerda que tú eres su mejor apoyo.

 

 

Kidzen ayuda a los niños a mejorar las funciones ejecutivas, habilidades de concentración, relajación, atención, control de impulsos entre otros, y que mejor que por medio del juego.

Te recomendamos leer el artículo sobre Como desarrollar las funciones ejecutivas en los niños.

 

Anuncios